¡Ojo! Estos 5 errores de diseño pueden arruinar tu web

Facebook
Twitter
LinkedIn
Google+
WhatsApp

“El diseño atrae y el copywriting emociona”.

O puede que sea el diseño el que emocione  y el copy venda.

Lo que no hay duda es que ambos elementos van de la mano para explotar la comunicación de la web. Para que una página funcione plenamente necesita destacar en los dos aspectos.

Sólo tienes que comparar mi nueva Home con la que había antes. El factor diferencial es el diseño de José Antonio Carreño que transmite una imagen mucho más profesional y elegante.

En ocasiones reivindico la prioridad del copywriting sobre el diseño porque pienso que cada proyecto necesita un coordinador de comunicación que establezca las líneas. Y luego un diseñador puede aplicar las directrices en el plano estético.

Hasta me he subido al ring para enfrentar el copywriting vs diseño con mi colega Lara Arruti!

En el fondo esta posición es un intento de concienciar a mis clientes potenciales, los pequeños emprendedores. Todavía se asume que la web la crea el diseñador. Y como no me queda dinero (o no estoy dispuesto en invertir más) pués del contenido ya me ocupo yo.

Porque cualquiera puede escribir, ¿verdad?

Bueno, por eso salen tantas webs que no despiertan deseo de compra porque antes te han matado de risa.

La sincronización del copywriting con el diseño disparan la capacidad de persuasión de una  web.

Por eso, estoy contento que me visita hoy Lucía Irureta, especializada en branding y diseño web. Esta especialista te va a enseñar los errores de diseño que destrozan una web.

Adelante Lucía!


¿Has escrito con todo tu cariño ese texto “perfecto” para tu web y es hora de lanzarlo al mundo? No tan rápido. Llega el turno del diseño gráfico y hay un montón de errores de novato que debes evitar a toda costa.

En este post, te hablaré de 5 errores de diseño que pueden echar a perder el mejor trabajo de copywriting. Porque al fin y al cabo, cuando hablamos de comunicarnos con nuestros clientes, escritura y grafismo, imagen y texto, no funcionan el uno sin el otro.

1. Diseñar “bonito” (y olvidar el objetivo)

Error de principiante: pensar que el diseño gráfico consiste en poner “bonito” un mensaje.

En realidad, nuestro trabajo como diseñadores se parece mucho al de un copywriter. Como él, tenemos que comunicar un mensaje para conseguir determinada reacción en el receptor. Punto.

¿Entonces, la belleza no tiene nada que ver?

Sí y no. La belleza siempre es un elemento deseable en cualquier forma de comunicación, porque a los seres humanos nos gustan las formas bellas; nos transmiten armonía, nos ayudan a percibir los mensajes de forma clara y verdadera.

Pero no confundamos la belleza con el esteticismo.

Cuando al lanzar tu web o tu página de ventas primas lo que a ti te resulta bonito por encima de la funcionalidad comunicativa, estás traicionando todo el espíritu de tu estrategia de marketing.

Y probablemente estás haciendo enfadar a tu copywriter.

Si él —o tú mismo— se ha esforzado en construir un texto con una estructura, una jerarquía y un embudo de persuasión, tu diseño tiene que potenciar ese propósito. En ningún caso adulterarlo de forma que el mensaje se pierda por un capricho estético.

2. Ser aburrido (como todos los demás)

“Lo siento, pero aburres”.

Las normas de educación lo impiden y casi seguro que nadie te lo ha dicho. Pero resultar aburrido es un riesgo que está siempre ahí. Y que todos hemos cometido más de una vez.

También en el diseño.

Y es una pena, porque cuando diseñamos tenemos la oportunidad de que textos aparentemente sosos y asépticos “cojan vuelo”. La oportunidad de que lleguen al público —casi— de un golpe de vista, de forma amena, clara y fresca.

No se trata de traicionar el espíritu del copy, como veremos, sino de potenciarlo. Y si nuestro diseño no lo consigue y además resulta plano y formulaico, habremos fracasado.

A veces, nuestro diseño fracasa por ser demasiado soso. No dice “nada”, no expresa los valores de la marca ni el trasfondo del mensaje. Es como un informe sacado de la más gris de las oficinas.

Otras, somos aburridos porque hacemos lo mismo que los demás. Nicholas Negroponte afirma que la creatividad nace de la diferencia, de las asociaciones imprevistas y las nuevas ideas. Lo contrario, copiar los modelos seguros, acaba por despertar el bostezo en nuestro público.

Y es que, si hacemos lo mismo que todos, no podemos esperar una percepción diferenciada. Los mismos usos tipográficos, las mismas estructuras web, las mismas soluciones de identidad gráfica… , en el mejor caso, aburren; en el peor, nos condenan a la irrelevancia.

Y eso nos lleva al siguiente error…

3. Fiarse de las modas

Sí, lo sé, todos tenemos la necesidad de sentirnos integrados. Somos seres sociales, gregarios, y nos da miedo quedarnos al margen.

Pero no es motivo para perder la personalidad y el foco de nuestro mensaje. El mensaje, sus objetivos y nuestros principios de branding son los que deben guiar nuestro diseño gráfico (y no al revés).

Así que, ¡cuidado con las tendencias! Nos proporcionan una falsa sensación de seguridad y profesionalidad, pero nos pueden separar de nuestros objetivos.

Antes de plantear un diseño, piensa: “¿Estoy transmitiendo realmente lo que necesito? ¿Qué comunica esta elección de colores, tipografías y formas? ¿Los he elegido porque son adecuados mi objetivo o porque es lo que se lleva ahora?”.

Por ejemplo, durante los últimos años ha sido muy común imitar el estilo gráfico que hizo famoso a Mr. Wonderful. Un caso ejemplar de emprendimiento con exitazo, con sus dibujos cuquis y su característica tipografía
informal.

¿Le recomendaría ese tipo de diseño al dueño de este blog? NO.

Aquí Diego Oye, nunca se sabe Lucía. Hay que probarlo todo 😉

Vale, ya sé que no puedes evitar echar un ojo a lo que hacen otros, y que no te pierdes lo que hace la competencia, ni sus timelines de Instagram, Twitter y demás. Pero mimetizarse con la masa no siempre es un valor seguro.

A veces ocurre todo lo contrario. Copiar estilos y “plantillas” en tus diseños puede acabar por convertirte en un actor invisible en ese teatro que es el mercado. Y seguro que con tu marca pretendes todo lo contrario.

Además, no olvides que las tendencias, por definición, son efímeras y veleidosas. Suben y bajan, y tan pronto traen pan hoy como hambre mañana.

4. Crear un diseño web recargado

La creatividad y la experimentación están muy bien, y sentirse libre diseñando tus contenidos digitales te ayudará a no perder la pasión. Pero siempre hay unas normas y  unos límites que debes respetar.

Ante la duda, “keep it simple”. Diseña tus contenidos con sencillez y evita las mezclas indigestas.

¿Has previsto una tipografía principal y otra secundaria en el diseño de tu identidad gráfica? Vas bien. No queremos improvisar en el último momento usando cualquier fuente molona solo porque la hemos visto en el Facebook del vecino.

Si no dominas el diseño, es mucho mejor que te limites a combinar unos pocos elementos gráficos de eficacia probada.

Nada de mezclar al tuntún tropecientos colores y tropecientas tipografías. Eso casi nunca funciona, créeme.

Pasa lo mismo que con la cocina. Puede que haya chefs de vanguardia que consigan auténticas maravillas combinando los elementos más insospechados. Pero si tú te metes a ello, corres el riesgo de acabar mezclando nocilla con kétchup.

Así que, intenta mantener los pies en el suelo. A veces, los huevos fritos con patatas no están nada mal y son la mejor solución cuando tienes hambre. Con el diseño pasa lo mismo.

Céntrate en comunicar lo que quieres con pocos elementos pero bien avenidos. Mejor dos o tres tipografías que 10; mejor dos o tres colores que el arco iris entero. Cuando domines el asunto, ya te podrás permitir algunas florituras.

5. Equivocar el tono

Tan desastroso como ir a una boda en chándal. Tan erróneo como bajar al bar de la esquina en smoking.

Dar con el tono preciso en un tu diseño puede ser todo un reto, y la clave para llegar a tu cliente potencial. De nuevo, la similitud con el copywriting es evidente.

Si te diriges a una audiencia juvenil, puedes permitirte un tono desenfadado, informal y plagado de chistes cómplices. Tu marca deberá encajar con ese universo, al igual que tu oferta.

Pero pongamos un caso opuesto. Ahora tu marca vende rigor, madurez y seriedad. Imaginemos que vendes servicios jurídicos o financieros y que tu target son profesionales de edad madura. Un público acostumbrado a usar Internet por razones laborales, pero que busca soluciones “serias” y nada más.

En este caso, sería un error explotar ese tono jovial y fresco, tan recurrente en Internet, ¿verdad? Mejor elegir un estilo prudente, aséptico y formal.

Busca la armonía, mantén la coherencia visual, respeta el tono… y cruza los dedos.

Y esto vale para la escritura persuasiva, pero también para el diseño gráfico. Compartimos el mismo objetivo, y queremos comunicar un mensaje.

¿Se trata de comunicar en un tono popular y campechano? No te cortes con los grandes cuerpos tipográficos, usa paletas cromáticas rotundas de colores primarios y alimenta el impacto visual. Mira el ejemplo del folleto de Mediamarkt.

¿Te diriges a una audiencia femenina, amante de la elegancia y la delicadeza? Apuesta mejor por colores más discretos, con mucho espacio en blanco y formas limpias y despojadas. Fíjate en esta web.

Las diferencias son claras, aunque no siempre serán tan obvias. A veces, el perfil de nuestro target o el valor diferencial de nuestro mensaje será mucho más sutil. Ahí entra en juego nuestra capacidad para marcar esos pequeños matices con el diseño.

Tipografía, color, grafismos, distribución de espacios… son los elementos con los que vas a tener que definir esa distinción que nos pide el mensaje.

Conclusión: El branding es el diseño que impacta en el cliente

Gran post Lucía! La conclusión es que el diseño trabaja de la mano del copywriting para conseguir el mayor impacto sobre el cliente.

Antes de diseñar nada reflexiona, qué mensaje quiero lanzar, qué efecto quiero provocar? Hasta que no lo definas no empieces a diseñar.

Por último, el lanzamiento de una web es un proyecto integral. No dejes que los egos de los profesionales echen por tierra tu nueva página. Y evita por todos los medios que el copywriting y el diseño te hagan un proces y se te independicen!

Ahora te toca a ti, qué otros errores identificas en las webs?

Si te ha gustado vota en las estrellitas, el trabajo de Lucia se lo merece.

Imagen de portada de Shutterstock

¡Ojo! Estos 5 errores de diseño pueden arruinar tu web
5 (100%) 4 votes

Soy Lucía Irureta, diseñadora gráfica especializada en branding y diseño web. Ayudo a emprendedores y pymes a construir una imagen de marca que aporte valor a sus productos y servicios. Soy observadora, me gusta escuchar y el contacto con los clientes; creo que es fundamental para detectar sus necesidades reales y ofrecerles las soluciones precisas.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Google+
WhatsApp

2 comentarios en “¡Ojo! Estos 5 errores de diseño pueden arruinar tu web

  1. Hola Diego y Lucía.
    En primer lugar enhorabuena a Diego porque me ha encantado tu home. No tengo el gusto de conocer la anterior, pero la nueva estoy segura de que transmite todo lo que tu quieres, profesionalidad y seriedad pero al mismo tiempo alguien cercano ( a mí por lo menos es el mensaje que me llega).

    Este post me viene de perlas porque estoy inmersa en rediseñar mi web para mi relanzamiento el próximo martes y así aprovecho para corregir errores que no había visto hasta ahora, como es el de olvidarme de mi objetivo.
    Creo que queda claro quién es mi público objetivo pero no transmite quien soy yo y qué se puede esperar realmente de mi persona…
    Gracias por tu post Lucía y así abrirme los ojos, intentaré encontrar la solución.
    Un abrazo

    • Hola Ana

      Muchas gracias por comentar.

      Me alegro que te haya gustado mi Home y que consiga todo lo que pretencía, ser profesional, serio (aunque tampoco excesivamente espero) y cercano 😉

      De lo que dices es muy importante destacar tu marca personal porque si es un proyecto unipersonal tú eres lo más importante. El éxito del proyecto depende de tu capacidad para generar confianza en ti. Así que tendrás que destacar y dejar muy claro lo que se puede esperar en ti y que aportas que no lo haga tu competencia.

      Mucha suerte con tu próxima web.

      Un abrazo!

Deja un comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies